Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

El 21 de septiembre se recuerda el” Día Internacional de la Paz y la no Violencia”. Un día en el que las Naciones Unidas, busca fortalecer los ideales de paz en todos los rincones del planeta. Antes, teníamos la idea que este concepto era tan solo el antónimo de guerra y si no estábamos viviendo un estado bélico podíamos jactarnos de vivir en paz.

Actualmente no podemos quedarnos con una definición tan limitante. Desde hace un par de décadas se habló de cultura de paz, un concepto más amplio que implica la equidad, la justicia, el desarrollo sostenible, la ecología y todo lo que influya para que las comunidades vivan en armonía y se superen flagelos como la pobreza y la violencia en todos sus tipos.

Cada año se escoge un tema específico en búsqueda de afianzar esta cultura, como un estilo de vida de las sociedades del mundo. En 2019 se escogió el décimo tercer objetivo de desarrollo sostenible: “Acción para el clima”, que es un llamamiento a la acción inmediata de los gobiernos con la meta de reducir de las emisiones de gases invernadero, que los científicos anunciaron están afectando al cambio climático.

Algunos se preguntarán qué tiene que ver la paz con el cambio climático; la verdad es que mucho ya que los desastres naturales desplazan tres veces más población que los conflictos armados. Esto significa que millones de personas tendrán que abandonar sus hogares y buscar alimentos y trabajo en otros lugares. Esta es una realidad cotidiana en el país, existe una migración creciente del área rural a los centros urbanos.

De la misma forma, la salinización del agua y los cultivos está poniendo en peligro la seguridad alimentaria, y el impacto sobre la salud pública ha aumentado. En nuestro caso los deshechos y aguas contaminadas de las minas en varias regiones son un problema constante.

Por tanto es importante que el cambio climático sea una prioridad de los gobiernos pero también de la población, así lo afirmaba el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, cuando dijo “la naturaleza no negocia” además de afirmar que son imprescindibles cuatro medidas clave: cobrar impuestos a la contaminación, no a las personas; dejar de subvencionar los combustibles fósiles; desistir de construir nuevas centrales de carbón para 2020; concentrarse en una economía verde, no extractivista.

Para Bolivia esta decisión es importante por la catástrofe ambiental que seguimos sufriendo desde hace más de 40 días, pues los principales afectados no solo son fauna y flora sino poblaciones indígenas. Sin contar que la magnitud de los incendios que no pueden ser sofocados están contribuyendo de gran manera a la proliferación de emisiones de gases de invernadero.

El reto que tiene la humanidad y en especial los bolivianos es poder convertirnos en la generación que hizo algo para salvar el planeta. Exijamos a todos los gobiernos los cuatro puntos mencionados antes, movilicémonos permanentemente, hagamos conocer estas preocupaciones, levantemos la voz, no dejemos que parques y selvas se conviertan en tierras de cultivo o pastizal de ganaderos. Estos territorios tienen que reconstituirse como el pulmón de la tierra, debemos recuperar su incontable biodiversidad. Tenemos que dejar de pensar que el ser humano es el centro del mundo y el único con derecho a sobrevivir.

Solo lograremos experimentar una verdadera cultura de paz cuando aprendamos a coexistir en armonía con todos los demás seres que viven junto a nosotros, respetando su vida, protegiéndolos; así aprenderemos también a vivir en sociedad.

Para celebrar este día plantemos un árbol, protejamos a un animal en peligro, regalemos sonrisas a los otros, respetemos las diferencias, luchemos contra las injusticias, la pobreza y la violencia de cualquier tipo. Podemos empezar en casa, en la escuela, en la universidad, en las oficinas, con nuestros vecinos, con los animales de la calle, con espacios verdes del barrio. Cada aporte suma, cada voz fortalece la de otro y así se escucha más fuerte.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here