Foto: Eliana Soza Martínez

Debido a que el 23 de abril se recuerda el Día del Libro, es imprescindible hablar de este maravilloso invento del hombre, muchos lo califican como el más importante en la historia, incluso mayor que  la rueda porque trasciende lo material, el tiempo, las fronteras, las religiones y muchos otros aspectos; desde el primer escrito que se conoce y se atribuye a los sumerios de Mesopotamia y es anterior al 3000 a.c. hasta la actualidad el libro no ha perdido el interés de las personas por tenerlo en sus casas para su lectura.

Para mí fue un descubrimiento tardío tal vez, pues aunque en la escuela y colegio lo conocí, cobró real importancia  en mi vida recién en la universidad, gracias a una apasionada docente de lenguaje y literatura, Lidia Valverde; por ella el mundo de las letras por medio de los libros me transformó y estoy segura que hizo lo mismo con muchos de mis compañeros. Recuerdo que al conocerla, a todos nos apabulló su personalidad segura y estricta pero a medida que se iba dejando llevar por su pasión, la literatura, contagiaba ese ímpetu, tanto así que con algunas compañeras nos animamos a tomar  cursos extras sobre el tema y los libros se volvieron parte de nuestra cotidianeidad, porque debíamos leer unos para su clase, otros para los cursos y algunos por simple placer.

Así conocí al escritor argentino Julio Cortázar y entendí cómo un solo libro te puede llevar a viajar por lugares increíbles o hacerte creer una historia traída de los pelos, pero que está tan bien contada, que te dejas convencer y la crees fervientemente. En definitiva cómo un autor puede hacerte vivir, experimentar, imaginar con cada descripción lugares, sentimientos, emociones, olores y sabores; o en algunos casos enamorarte de un personaje o volar con tu imaginación a través de mundos paralelos o futuros lejanos ideales (utopías) o apocalípticos (distopías). Esto gracias a la literatura.

Pero el libro no solo tiene la virtud de emocionar como lo hizo conmigo en mis primeros años universitarios sino que también es una de las mejores formas para que podamos adquirir conocimientos de toda índole, sino pónganse a pensar por qué todas las religiones tienen su base en un libro, de igual forma las ideologías políticas, los descubrimientos científicos y otros fueron socializados por de este invento, debido probablemente a que su alcance es mayor y  ahora gracias a la era digital en la que podemos descargar gratuitamente o comprar el línea casi cualquier tipo de libro.

En este mismo sentido, es cierto que sus medios han evolucionado, ya no solo podemos leer libros físicos (que personalmente prefiero porque no hay nada como el olor de un libro nuevo) sino que ahora existen los libros virtuales, que en algunos casos son más económicos y pueden ser llevados en nuestros teléfonos inteligentes por lo que nos dan la posibilidad de leerlos en cualquier momento y lugar. Otra forma de consumirlos ahora son los audiolibros los cuales pueden ser escuchados en diferentes lugares y momentos o mientras hacemos alguna cosa como ir manejando o viajando, por ejemplo cuando estuve en el hospital mi sobrino me salvó con varios audio cuentos que me entretuvieron mientras convalecía, ya que no podía tomar un libro físicamente.

Una consecuencia de tener estos distintos formatos para poder consumir libros es una mayor democratización de éstos porque si no existiera el Internet tal vez nunca los hubiéramos leído. Es así que muchos autores se han beneficiado en este sentido al tener la posibilidad de difundir sus historias, conocimientos y pensamientos; en este mismo sentido la ventaja que antes no existía para que escritores nóveles puedan darse a conocer con escritos difundidos en redes sociales. Por tanto, como lectores, las excusas para no leer son mucho menos.

Un tema delicado respecto al libro y que debe ser parte de nuestra reflexión es por supuesto la lectura, podemos dar por sentado que todos tienen la posibilidad de leer, pero es un hecho que en nuestro país la tasa de analfabetismo es de casi el 3%, que constituye como 200.000 personas que no saben leer ni escribir, informó el Gobierno el 2016. Esta información nos debe alarmar porque sigue siendo un desafío como sociedad. Recuerdo que una amiga muy querida poco después de salir profesionales trabajó alfabetizando a mayores y me contaba sus experiencias, lo que principalmente le quedó fue su gran satisfacción de ver cómo las personas cambiaban al poder escribir su nombre o leer cartas que les habían enviado, el periódico o lo que ellas quisieran. Esto demuestra que el poder de la lectoescritura es fundamental para cualquier ser humano, afectando su autoestima y abriéndole un mundo de posibilidades de crecimiento personal.

No obstante además de las personas que no pueden leer porque no saben, existen las que no lo hacen por falta de hábito o porque no le encontraron el gusto y para esto los padres y maestros somos los responsables. Si como progenitores, en  casa les leemos  a los  bebés, leemos juntos antes que entren a la escuela y hacemos que nos lean cuando empiecen a aprender será la mejor forma, no solo de motivar la lectura, sino de pasar momentos inolvidables con ellos y compartir algo muy valioso, el ejemplo es la mejor forma de educar, por esta razón si nos ven leyendo igualmente lo harán.

Por otra parte en las manos de los maestros está que puedan compartir con los alumnos libros interesantes que capten la atención de los pequeños y los enamoren rápidamente, basta de pedir que se lean libros complicados de los que todos buscan la película; mejor acercarlos con aquellos que los hagan soñar, imaginar, los que con sus tramas compitan con los dibujos animados que ven en televisión.

Entonces los invito a leer para emocionarnos, aprender, relajarnos, viajar sin movernos de nuestro sillón favorito; para vivir aventuras insospechadas, para adquirir más conocimientos, conocer el pensamiento de grandes autores; las creencias y las culturas  de todo el mundo. Leamos en papel, en electrónico, a través de audiolibros, no importa cómo ni qué pero leamos, porque con la lectura seremos mejores cada día.

 

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/ 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here