EL DESPERTAR DE LA JUVENTUD

0
Foto:Tupiza es Noticia

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Una de las figuras que se volvió viral estas últimas semanas fue Greta Thunberg, la adolescente sueca que lidera la lucha en contra del cambio climático. Su salto a la palestra pública mundial tuvo su clímax, en la reunión de la ONU sobre el clima en New York, el pasado 23 de septiembre.

A partir de su sentido discurso, además de ganarse millones de seguidores, también surgieron voces en contra. Muchos de estos últimos empezaron a difundir datos que la relacionaban con grandes intereses globales; se dijo que estaba siendo financiada por instancias extremistas, etc. Otros medios han desmentido estas acusaciones y aunque tuviera este apoyo económico, la pregunta es ¿acaso los líderes mundiales que asistieron a esta reunión no son financiados por intereses más grandes? ¿Por qué cobra mayor importancia la joven? ¿Por qué hay tanta gente enojada con ella?

Varias son las preguntas que surgen al respecto, pero yo pienso que debemos concentrarnos en otros temas. Para mí el realmente importante es la movilización de los jóvenes frente a una problemática global. Thunberg no es la única que está llamando a pronunciarse por esta causa, son muchos más  jóvenes, hombres y mujeres, actuando por esta misma causa que no tienen repercusión mediática como ella pero que de la misma forma han logrado congregar a grandes cantidades de sus pares en todo el mundo.

Lo importante, como decía, es que los más jóvenes hayan tomado la batuta sobre un tema tan transcendental: el medio ambiente; que sean la generación que a través de sus acciones globales hayan conseguido mayor efecto en la política internacional, que lograran que se visibilice el problema, que sus congéneres se lo apropien y por tanto alcen su voz fuerte y claro.

Es por eso que la huelga a la que Thunberg convocó fue llevada adelante no solo en las grandes capitales mundiales sino en Bolivia, especialmente cuando se incluyó el tema de la Chiquitanía. Ciudades como La Paz y Santa Cruz son las que más acciones emprenden, liderizadas por muchachas y muchachos voluntarios. Incluso se pudo ver que los bomberos que voluntariamente se trasladaron a los territorios donde se vivía el incendio fueron jóvenes.

Me emociona saber esto porque siempre he pensado que los jóvenes son los llamados primero para soñar en un mundo mejor y segundo luchar con el fin de cambiarlo. Debo admitir que estuve a punto de perder la fe en ellos y ellas. Por un tiempo los veía concentrados en sus propias vidas, en muchos casos, buscando sobre todo el placer efímero, un futuro lleno de dinero y poder.

La verdad es que me callaron la boca con todo este movimiento que están encabezando, cómo dan su opinión y se apoyan entre ellos y ellas no solo en las redes sociales, sino de la misma forma en las acciones de la vida real, marchando por las calles, armando alfombras humanas, reuniendo toda clase de apoyos para las personas y animales que sufrieron la pérdida de su hogar en los incendios, así como por la marcha que viene desde la Chiquitanía.

Es una realidad que, dentro de los movimientos, si bien les une la causa principal que es la protección del medio ambiente, existen muchas opiniones diferentes, en el interior, de cómo se deberían encontrar las mejores soluciones. Sin embargo, incluso estos debates son sanos, para fomentar la discusión, ser más creativos, aprender a negociar y a debatir, sobre todo.

Lo importante es que este despertar de la juventud será poderoso, ellos y ellas tienen la energía suficiente, la voluntad, la convicción y el compromiso para llevar adelante y defender esta causa mayor. Gritar juntos y fuerte que nuestra casa se está incendiando y que todos tenemos la obligación de hacer algo ya, sin excusas, sin pensarlo demasiado. Justamente los más jóvenes serán los afectados si nos quedamos con los brazos cruzados. Debemos actuar hoy, ya que es posible que ya no nos quede tanto tiempo.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Cc/

PAZ Y CAMBIO CLIMÁTICO

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

El 21 de septiembre se recuerda el” Día Internacional de la Paz y la no Violencia”. Un día en el que las Naciones Unidas, busca fortalecer los ideales de paz en todos los rincones del planeta. Antes, teníamos la idea que este concepto era tan solo el antónimo de guerra y si no estábamos viviendo un estado bélico podíamos jactarnos de vivir en paz.

Actualmente no podemos quedarnos con una definición tan limitante. Desde hace un par de décadas se habló de cultura de paz, un concepto más amplio que implica la equidad, la justicia, el desarrollo sostenible, la ecología y todo lo que influya para que las comunidades vivan en armonía y se superen flagelos como la pobreza y la violencia en todos sus tipos.

Cada año se escoge un tema específico en búsqueda de afianzar esta cultura, como un estilo de vida de las sociedades del mundo. En 2019 se escogió el décimo tercer objetivo de desarrollo sostenible: “Acción para el clima”, que es un llamamiento a la acción inmediata de los gobiernos con la meta de reducir de las emisiones de gases invernadero, que los científicos anunciaron están afectando al cambio climático.

Algunos se preguntarán qué tiene que ver la paz con el cambio climático; la verdad es que mucho ya que los desastres naturales desplazan tres veces más población que los conflictos armados. Esto significa que millones de personas tendrán que abandonar sus hogares y buscar alimentos y trabajo en otros lugares. Esta es una realidad cotidiana en el país, existe una migración creciente del área rural a los centros urbanos.

De la misma forma, la salinización del agua y los cultivos está poniendo en peligro la seguridad alimentaria, y el impacto sobre la salud pública ha aumentado. En nuestro caso los deshechos y aguas contaminadas de las minas en varias regiones son un problema constante.

Por tanto es importante que el cambio climático sea una prioridad de los gobiernos pero también de la población, así lo afirmaba el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, cuando dijo “la naturaleza no negocia” además de afirmar que son imprescindibles cuatro medidas clave: cobrar impuestos a la contaminación, no a las personas; dejar de subvencionar los combustibles fósiles; desistir de construir nuevas centrales de carbón para 2020; concentrarse en una economía verde, no extractivista.

Para Bolivia esta decisión es importante por la catástrofe ambiental que seguimos sufriendo desde hace más de 40 días, pues los principales afectados no solo son fauna y flora sino poblaciones indígenas. Sin contar que la magnitud de los incendios que no pueden ser sofocados están contribuyendo de gran manera a la proliferación de emisiones de gases de invernadero.

El reto que tiene la humanidad y en especial los bolivianos es poder convertirnos en la generación que hizo algo para salvar el planeta. Exijamos a todos los gobiernos los cuatro puntos mencionados antes, movilicémonos permanentemente, hagamos conocer estas preocupaciones, levantemos la voz, no dejemos que parques y selvas se conviertan en tierras de cultivo o pastizal de ganaderos. Estos territorios tienen que reconstituirse como el pulmón de la tierra, debemos recuperar su incontable biodiversidad. Tenemos que dejar de pensar que el ser humano es el centro del mundo y el único con derecho a sobrevivir.

Solo lograremos experimentar una verdadera cultura de paz cuando aprendamos a coexistir en armonía con todos los demás seres que viven junto a nosotros, respetando su vida, protegiéndolos; así aprenderemos también a vivir en sociedad.

Para celebrar este día plantemos un árbol, protejamos a un animal en peligro, regalemos sonrisas a los otros, respetemos las diferencias, luchemos contra las injusticias, la pobreza y la violencia de cualquier tipo. Podemos empezar en casa, en la escuela, en la universidad, en las oficinas, con nuestros vecinos, con los animales de la calle, con espacios verdes del barrio. Cada aporte suma, cada voz fortalece la de otro y así se escucha más fuerte.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

DESPUÉS DEL FUEGO ¿QUÉ?

0
Foto:Tupiza es Noticia

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Muchos estamos con esta duda. Si bien es lamentable que más de un mes el fuego no haya sido totalmente extinguido, que 1,7 millones de hectáreas hayan sido arrasadas y que 41% en áreas protegidas se han visto afectadas; también toca pensar en lo que pasará después. Sí, nosotros ciudadanos de a pie debemos reflexionar cuál será nuestra posición en cuanto al futuro de la Chiquitania boliviana.

Se preguntarán qué podemos hacer como simples ciudadanos para definir lo que pasará con uno de los pulmones del mundo y por tanto un recurso mundial importantísimo. Pues al tener una posición deberemos ser congruentes con ésta y así luchar en las urnas, en las calles y donde se necesite.  

Por lo visto tenemos dos posibilidades: La primera apoyar los desmontes y los nuevos asentamientos en las áreas que han sufrido el incendio o su uso en agroindustria buscando el desarrollo de esos municipios. La segunda es exigir la abrogación de la Ley 741, DS 3973, la inmovilización de las tierras afectadas por los incendios y poner un alto a la dotación de tierras fiscales y áreas protegidas para colonos y para agroindustriales, por tanto la búsqueda de la no mercantilización de bosques.

En definitiva, apoyo la segunda opción. Para esto sé que el camino no será corto y tampoco fácil. Porque se deberá, en primera instancia, desmitificar el concepto de desarrollo que muchos izarán como bandera para su lucha a favor de los asentamientos y uso de la agroindustria, dirán que solo así estos territorios saldrán de la pobreza y el olvido en el que estaban marginados antes de la catástrofe ambiental.

Desde hace mucho tiempo ya en colegios, universidades y otros espacios como los medios de comunicación nos han bombardeado con esta definición de desarrollo, es decir que más caminos, grandes industrias, más construcciones físicas significan crecimiento de un municipio o departamento. Esta, definitivamente, es una definición bastante limitada porque no se toma en cuenta el desarrollo humano y no incluye áreas como educación, salud y cultura.

Además que este caso es bastante singular, no estamos hablando de tierras vacías, en las que no existía nada. Estamos hablando de bosques, parques, áreas protegidas que reunían una biodiversidad tan rica y variada, que no se encuentra en ningún otro lugar del planeta. Estamos hablando del hogar de pueblos indígenas y de una infinidad de especies animales.

Por todas estas razones los que apoyemos esta posibilidad deberemos exigir el cumplimiento de lo que nuestro presidente propuso en la reciente Cumbre por la Amazonía en Colombia “Una alianza para la Amazonía basada en principios de multilateralismo y la no mercantilización de bosques”. Es decir, a mi entender, no usar estas tierras para otra cosa que no sea la naturaleza. En este mismo sentido el objetivo a mediano y largo plazo será la reforestación de todo el territorio que sufrió los incendios y su posterior protección a través de leyes y decretos o lo que fuera necesario.

¿De qué nos servirían industrias, caminos, edificios, incluso casas si no tenemos aire limpio, agua potable? y de la producción de estos dos últimos elementos es responsable la Amazonía. Es una realidad que es responsabilidad de nuestra generación proteger los bosques, selvas y toda su flora y fauna.

Mientras tanto, como ya sugerí en otros artículos, debemos ir transformando nuestros estilos de vida a unos más amigables al medio ambiente, así como exigir y ser partícipes de iniciativas de reforestación de espacios verdes en todas las ciudades del país.

Una iniciativa muy interesante que leí que se hacía en Argentina y que podríamos copiar en todos los municipios es sembrar un árbol en la vereda de cada casa de las ciudades, otras que cada egresado de la universidad planté diez árboles y tantas otras que se pueden planificar, de acuerdo al contexto local de cada lugar.

Queda mucho que exigir a las autoridades, pero como siempre mucha responsabilidad que asumir como ciudadanos. Debemos alzar nuestra voz por la rehabilitación inmediata de la Chiquitanía y su protección permanente. Sabemos que será un proceso largo, pero es compromiso de nosotros con el mundo y con las generaciones que vendrán. Juntos podemos lograrlo, hagamos cada uno lo que nos corresponde.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

EL RETO DE PENSAR EN EL BIEN COMÚN

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Debido tal vez a la creciente cultura individualista que se vive en la actualidad, donde la premisa es pensar primero en el bienestar personal, luego en el familiar y tal vez llegar a preocuparse en la prosperidad de amistades, pero solo hasta ahí. Se ha hecho casi imposible que uno se ocupe o llegue a reflexionar sobre lo que sería bueno o beneficioso para toda una comunidad.

Un ejemplo muy particular se da cuando un profesor agrede físicamente a un niño, la madre pide que se haga algo, los demás padres de familia no le brindan apoyo, incluso pareciera que se ponen de parte del profesor, aun habiendo un video de prueba. Me pregunto ¿qué hubiera pasado si el niño agredido sería el de ellos? No puedo comprender que estos padres no pensaran sobre la importancia de esclarecer el tema por el bien de los niños y que algunos crean que el niño merecía aquella agresión del docente.

En un ámbito más general, lo que sucede en la Chiquitanía es otra situación en la cual muchas personas, incluso autoridades y otros solo se concentran en los beneficios que pueden traerles a ellos en lo político o en otras situaciones y no se preocupan por el bienestar de los bolivianos, incluso de la humanidad, no sopesan las consecuencias de perder uno de los pulmones del mundo y la inmensa biodiversidad que existía en ese territorio.

La pregunta que se deben estar haciendo es ¿por qué deberíamos pensar en el bien común por sobre el bienestar personal? Parece más lógico concentrarse en uno mismo y luego recién en los demás, si es posible. Pero analicemos bien, si solo nos ocupamos de nosotros, en algo que nos convenga es probable que resulte, por un tiempo, pero si aquello además afecta negativamente a otros no podrá durar.

Tomando el caso del profesor y el alumno. Si yo como madre pienso que es un perjuicio castigar a este profesor porque mi hijo va al coro y no apoyo a la madre del niño agredido. Por un momento será bueno porque mi hijo podrá seguir yendo al coro, algo que disfruta, pero imagínense que el próximo niño agredido sea mi hijo.

En cambio, si apoyara el bien común del curso, buscaría que se esclareciera el tema y se ejerzan los derechos de los niños para que no vuelva ocurrir un incidente así, los beneficiados serán todos los niños. De la misma manera en el tema de la Chiquitanía existen muchas personas que solo ven su beneficio personal para contar con tierras extensas por decir algo, sin razonar que ello significa ir en contra del medio ambiente y por tanto en malestar para toda la demás población, incluso contra ellos mismos porque si se atenta contra el propio hábitat en algún momento sufriremos las consecuencias, la falta de oxígeno limpio, agua potable, etc.

Como podemos ver al final, sino protegemos el bien común finalmente todo irá en contra nuestra. Si, por el contrario, más bien somos conscientes, trabajamos y luchamos porque las leyes, la justicia, la riqueza nacional, el trabajo sean beneficiosos para una gran mayoría, podremos conseguir paz social, una mejor convivencia en sociedad, mayor seguridad, etc. Pues si los derechos se respetan, incluso de los grupos antes excluidos o que las minorías sean tomadas en cuenta se puede construir una cultura de paz sólida.

Si a cada uno de nosotros le duele la pobreza, la injusticia que se comete con otros, aunque no le afecte; si enseñamos esto a los más pequeños, crecerán con esta visión: si todos estamos bien el mundo será mejor. Todo puede cambiar, cuando nos demos cuenta de que, ayudando, siendo solidarios, sirviendo a los demás podemos ser más felices y los males de la sociedad pueden disminuir.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

EL AMAZONAS NECESITA NUESTRA ACCIÓN

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Todos estamos consternados por la catástrofe que sufre la Amazonía durante más de 20 días. El fuego no ha podido ser sofocado y miles de especies han desaparecido, sufriendo una muerte indescriptible, otros se han quedado sin un hogar. La humanidad perdió una gran parte (un millón de hectáreas) de biodiversidad. Podríamos seguir con la descripción de esta gran pérdida, pero de esto ya se han enterado en las redes sociales y en medios de comunicación.

Tampoco es la idea de encontrar, ahora mismo, a los culpables, ya habrá momento para aquello y para exigir que se aplique todo el peso de la ley. Así mismo politizar el tema no ayuda a su solución. Pienso que lo urgente y lo más importante es terminar con las llamas que parecen seguir extendiéndose.

Lo que les propongo en este artículo es que pensemos: qué podemos hacer cada uno de nosotros desde donde estamos. Debo confesarles que me afectó mucho ver tan desoladoras imágenes de los animales muriendo. Por eso me dije que debía pasar a la acción y no solo conformarme con lamentaciones que no ayudaban a nadie.

Muchos activistas me mostraron el camino y quiero compartir esas ideas con ustedes. Estas son algunas cosas que debemos hacer para contribuir, primero a terminar con el fuego y luego pensar en cómo ir solucionando todos los problemas que vendrán con este desastre ambiental.

Lo urgente es pronunciarnos, por medio de las redes sociales, por los medios de comunicación, con amigos, en nuestros trabajos, incluso si es posible en marchas pacíficas exigiendo que las autoridades hagan todo lo imposible para terminar con los incendios. Haciendo viral el tema en Internet se puede conseguir visibilizar la crisis. Pero no solo compartir videos, informaciones y fotos de la triste realidad sino también las campañas que ya están organizadas para ayudar a las poblaciones y a los valientes voluntarios que están trabajando en la zona. También posts con información de lugares de acopio de donaciones y cuentas bancarias donde se puede donar.

Cuando se logre la ansiada meta de sofocar los focos de calor hay que pensar en cómo empezar de nuevo. Apoyar y exigir la reforestación. Vi un post muy esperanzador que llamaba a recolectar semillas de los árboles que fueron consumidos y así se pueden planificar una variedad de campañas en las que cada ciudadano contribuya con lo que tenga.

Luchemos por la protección de estos espacios para que sigan siendo parques protegidos y que los gobiernos no quieran colonizarlos con asentamientos y se vuelvan parcelas de cultivo de cualquier especie comercializable.

Donemos víveres, vituallas, agua, medicamentos para las familias que viven allá, así como para los voluntarios que arriesgan sus vidas para salvar a otros y para los animales que están siendo rescatados. Compartamos y apoyemos todas las campañas que se organicen para este fin.

Finalmente es hacernos conscientes que cada acción diaria puede hacer la diferencia, puede contribuir a proteger el medio ambiente. Tomemos en cuenta que hemos perdido el 20% de oxígeno que contribuía el Amazonas a nivel mundial. Ahora deberemos ser más cuidadosos y cada decisión que tomemos puede ser vital. Por eso contribuyamos así:

  • Tratemos de producir menos basura, usemos bolsas ecológicas, rechacemos las de plástico. Llevemos nuestras canastas y otros enseres para comprar alimentos.
  • Apoyemos la producción local, que no usa empaques para sus productos.
  • Compremos menos ropa.
  • Consumamos menos carne y papel.
  • Cuidemos el uso del agua, no la desperdiciemos; volvamos a usar el agua del aseo personal y de ropa para lavar los patios.
  • Plantemos árboles o cuidemos uno.
  • Aprendamos técnicas de reutilización y reciclado de materiales.
  • Protejamos a las mascotas.
  • Denunciemos el tráfico de animales salvajes.

Como se ve, aun sin estar en el lugar de la tragedia podemos hacer algo y no esperar que los demás o las autoridades se ocupen. Está en nuestras manos reconstruir lo que hemos perdido, no seamos más cómplices de esta tragedia. Más bien seamos agentes proactivos de su solución. Con el ejemplo enseñaremos a los más pequeños a luchar por la preservación del planeta tierra que es nuestro hogar.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Cc/

EL AMOR INCONDICIONAL QUE DEJA HUELLA

0
Foto:Tupiza es Noticia

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Durante toda nuestra vida buscamos ser amados incondicionalmente, primero por nuestros padres, en la adolescencia por los amigos y cuando somos jóvenes y adultos por una pareja o los hijos. Si tenemos suerte, podremos contar con muchos de estos amores. Aparte de éstos, existe un amor que no todos hemos disfrutado pero quienes hemos tenido un perro y más si lo hemos adoptado sabemos que ese ser nos amó incondicionalmente toda su vida.

San Roque es una fecha que nos ayuda a recordar y en este caso les invito a reflexionar en el amor que nos brindan estos “peluditos”. En mi experiencia, les puedo hablar de los pocos perros que tuve. El primero lo trajo mi padre, creo que fue el único regalo verdaderamente importante que me dio. Amé mucho a mi Gogo un “chapi” rubio que murió por comer espinas de pescado.

Después de varios años, mi mamá llegó a casa con un perrito pequeño, negro de pelo corto; nos contó que si no lo traía hubiera muerto. Coquín, como lo llamamos, a pesar de no ser un adonis perruno tenía mucha personalidad, por eso se animaba a atacar a perros más grandes. Si nos encontraba en la calle hacía tal escándalo, de la alegría que le daba vernos, que todo el vecindario se enteraba.

Luego llegó mi Choca, la encontré en una calle de Sucre, cuando era una estudiante universitaria; nos enamoramos desde el momento que nos vimos, pero como no podía vivir conmigo se fue a mi casa en Potosí. Cuando nos volvíamos a encontrar era como si nunca hubiéramos estado alejadas.

El único cachorro que tuvo esta perrita, lo trajimos a vivir con nosotros cuando me casé, aunque ya teníamos un “chapi” rescatado porque alguien lo abandonó; recuerdo sus aullidos de pena, frío y hambre todas las noches frente a la casa. Una noche no aguanté más y lo metimos a la casa, se fue acostumbrando hasta el punto de que cuando nos mudamos a otra calle, nos acompañó y nunca se perdió. Le pusimos de nombre Gasparín porque sus aullidos eran como de un fantasma. Él y Bodoque fueron nuestros compañeros por muchos años y crecieron junto a nuestro primer hijo.

Ahora adoptamos uno, a quien nuestro hijo mayor le puso Dogui y es el otro niño de la casa, hace travesuras junto a mis dos hijos. Cada uno de estos perritos me entregaron su cariño, pero no fueron los únicos, recuerdo que por mucho tiempo fuimos amigos de un pequeño de color café y pelo corto a quien le decíamos Amigo, y otro perro negro grande que era su compañero nos movían la cola y hasta nos acompañaban cuando caminábamos por esas calles de madrugada. Según averiguamos, el pequeño fue abandonado por alguien del barrio y se quedó esperando a que regresara, sin dejar que lo adoptara otra familia.

Supongo que Gasparín hubiera hecho lo mismo si no lo obligábamos a quedarse y es que estos animalitos aman incondicionalmente al humano que los reconoce como suyo; lamentablemente a las personas no nos dura por mucho tiempo el cariño que les ofrecimos, por eso cuando nos aburrimos los regalamos, los matamos y en el peor de los casos los abandonamos a su suerte. Me parece que esto es lo peor porque no pueden imaginarse lo que sufren los animales que viven en la calle, siendo golpeados, sufriendo hambre, frío, teniendo más crías que vivirán igual, siendo atropellados y miles de cosas más.

Sin embargo, todos ellos mantienen la esperanza de volver a ver a su dueño. Cuántas historias existen como la del famoso Hachico, de perros que esperan el regreso de su humano, aunque estos hayan muerto, otros no se despegan de la tumba de quien amó. Entonces podemos concluir que ese amor que sienten ellos por nosotros es realmente puro, sincero y sobre todo incondicional, será por eso que muchos perros no escapan de dueños que los pegan, los torturan, etc.

Será por eso también que no importa que tengamos o no dinero, seamos populares o no, seamos simpáticos, graciosos, interesantes o no, ellos siempre nos verán como el ser que más aman. Por eso es nuestra responsabilidad retribuir ese amor con respeto, cariño, lo básico que necesitan, agua, comida y un lugar caliente donde dormir.

No los abandonemos, ellos nunca lo harían.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Cc/

PODEMOS SER MÁS LECTORES EN BOLIVIA

0
Foto:Tupiza es Noticia

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Un artículo preocupante del periódico La Razón fue dando vueltas por las redes sociales las semanas pasadas, el titular decía “48% de los bolivianos no lee ni un solo libro en un año”. Este fue el resultado de una encuesta realizada por la empresa Ipsos en las cuatro capitales más importantes de Bolivia durante las gestiones del 2015 al 2018.

Por supuesto, las reacciones de los internautas fueron de alarma pensando que, de cada 10 bolivianos, casi 5 no leían ni un solo libro durante doce meses. También hubo personas que tuvieron una visión diferente como el reconocido escritor Homero Carvalho que en su muro de Facebook afirmó “Todos se quejan del 48 % que NO LEE, yo quiero destacar el 52 que SÍ LEE y eso es bueno porque es un MAYOR porcentaje. Dejemos de quejarnos y sigamos incrementando ese número”.

Me pareció una muy interesante respuesta ya que no se quedó llorando por la leche derramada, es decir, que parte de lo positivo: somos más los que leemos. En su comentario toca el tema de las nuevas formas de leer no solo de los jóvenes sino de los que somos internautas asiduos, que son los textos virtuales, muchos en libros de la misma índole; aunque también existen textos sueltos que encontramos en los muros de nuestros amigos. No obstante, aquí surge una preocupación, a los que muchos estudiosos, se han referido y es la capacidad que tenemos de elegir textos de calidad, en especial en literatura, pues la libertad de expresión se ha elevado a mil en las redes sociales, quiero decir que deja a TODOS publicar no solo pensamientos sino textos como poemas, historias, cuentos, etc., que no siempre llegan a ser literatura o literatura de calidad.

Es así, que leer los muros de tus amigos no es lo mismo que leer libros literarios. Sin embargo, en la Red existe una infinidad de libros virtuales de los clásicos que ya han sido publicados de forma gratuita puesto que venció su derecho de autor. No conocemos las preguntas específicas que hicieron en la encuesta y si preguntaron sobre el consumo virtual. Mi sobrino, lee más en su Tablet y celular que libros físicos, por la facilidad de llevar en un solo dispositivo muchos libros, o tener incluso audiolibros para escucharlos mientras viaja o hace algún trabajo manual que no precise concentración.

Por tanto, es una realidad que la forma de consumir literatura ha ido cambiando en estos últimos años debido al desarrollo de la tecnología. Lo importante será que instituciones como la familia y la escuela sean las que promuevan la lectura en los más pequeños. Estudios afirman que tanto la música como la voz de los progenitores leyendo pueden ser maravillosos estímulos para el bebé que todavía se encuentra en el vientre materno; más cuando nace, cantarle y leerle cuentos hasta que aprenda leer es la mejor forma de fomentar este extraordinario hábito, de igual manera ser ejemplo de lector asiduo contagiará este interés.

En la escuela, pienso que debe cambiarse de manera sustancial la forma de acercar la literatura a los alumnos. Actualmente en nuestro país tenemos muy buenos libros infantiles, pero por lo que pude ver algunos profesores continúan con obras antiguas que, si bien pueden tener buen contenido, ahora se cuenta con otras que tienen esta característica, pero además son modernas en sus temáticas y hablan de lo que atrae a los niños.

Hablo de estos temas porque creo que la razón que el 52% que sí lee un libro lo hace no solo es por necesidad para su educación, sino disfruta leer; y ¿cómo conseguir aquello? pues dejando que niños, jóvenes y mayores al igual que navegan por Internet lo hagan a través de los diferentes géneros literarios, encontrando aquellos que los conquisten para darles la oportunidad de leerlos y llegar más allá, al enamoramiento; si lo consiguen, estoy segura que las personas ya no podrán dejar este hábito.

Entonces, padres, madres, profesores dejen que los pequeños se acerquen a la lectura de diferentes formas, desde el cómic, la novela gráfica, el terror, la fantasía, lo que pueda hacerle frente a la cultura audiovisual. Verán que, si dejan cierta libertad en este punto, por ejemplo, que cada alumno lleve su libro favorito a clases, comprando más libros que ellos escojan y compartiendo nuestros favoritos, se podrán conseguir que los resultados de los próximos estudios cambien a “80% de los bolivianos leen más de un libro cada año”.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

CADA UNO PUEDE HACER PATRIA TODOS LOS DÍAS

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

No solo el 6 de agosto sino todos los días deberíamos pensar y preocuparnos por nuestro país. En época electoral, como la que estamos viviendo ahora, tal vez lo hacemos de alguna manera, pensando a quién elegiremos en las próximas elecciones. Si bien esas decisiones marcarán la vida propia y de toda Bolivia, hay algo que no pasa por la mente y es que desde donde nos encontramos, es decir desde la actividad diaria que desempeñamos como abogados, médicos, arquitectos, albañiles, amas de casas, maestros, vendedores informales, cualquiera que sea la ocupación laboral podemos hacer patria.

La razón por la que no consideramos esta idea es porque, nos hemos acostumbrado a delegar las responsabilidades a los demás. Por ejemplo, cuando sufrimos una crisis del agua (que ha pasado y que sigue pasando en varios departamentos), criticamos a las autoridades que no se preocuparon por buscar nuevas fuentes de abastecimiento o que no hicieron una gestión adecuada del líquido elemento.

Muy pocos se ponen a reflexionar si uno mismo habrá tenido algo de culpa para estas necesidades, yendo más allá casi nadie se pone a pensar cómo contribuir a su solución. ¿No podemos? ¿Solo los que ostentan el poder podrán lograr cambios? Mucha gente en el mundo desmiente esta creencia. Existe una infinidad de personas que han logrado grandes cambios con pequeñas acciones. En el tema del agua, en específico, si cada uno de nosotros tomara consciencia y haría un buen uso de este bien común ayudaríamos a la solución de los problemas de abastecimiento.

Lo mismo pasa en una infinidad de temas, nos quejamos todos los días que nuestro país es uno de los que tiene la peor justicia, que solo vela los intereses de los poderosos y no del pueblo, pero cuando tenemos que pagar a un trabajador por sus servicios, regateamos; lo mismo al comprar alimentos, pedimos rebajas a los productores de verduras en el mercado, pero pagamos el precio sin decir nada en los supermercados.

Criticamos a más no poder la corrupción y cuando cometemos una falta de tránsito o lo que fuere somos los primeros en ofrecer una “coima” a los oficiales de policía o tránsito. En nuestro trabajo si podemos salir más temprano, o faltarnos sin tener consecuencias lo hacemos, igual si podemos llevarnos cosas pequeñas, como papel, material de escritorio lo hacemos.

Nos rasgamos las vestiduras por todas las mentiras de los políticos de turno y cuando no queremos que alguien no nos encuentre, pedimos a nuestros hijos que les digan que no estamos en casa, así podríamos ir enumerando un sinfín de situaciones similares.

Sin embargo, es mejor concentrarse en lo que sí podemos hacer desde donde estamos y desde lo que somos por Bolivia. Ser un ciudadano respetuoso con sus iguales, con la ciudad, con el medio ambiente.   Saludar, pedir permiso y dar las gracias en cualquier situación del quehacer cotidiano.  Tratar a los demás como quisiéramos que nos traten; no solo pensar en nosotros y nuestras familias y amigos sino el bien común de toda la comunidad. Ayudar a alguien que lo necesite, sea conocido o no; no votar basura en la calle ni en ningún lugar público; reciclar la basura; adoptar animales de la calle; hacerse cargo de los errores que uno comete, ser educado, ser puntual, proteger los bienes que son de todos, como áreas verdes, y edificios públicos, etc.

Tantas acciones que parecen insignificantes pero que, si las hacemos, si enseñamos a nuestros hijos a hacerlas, si contagiamos con el ejemplo a familiares, amigos, colegas, conocidos, podemos ir sumando y conseguir un verdadero cambio. Es posible, lo podemos lograr, lo importante es empezar. Todos somos Bolivia, no esperemos que los demás hagan los cambios, hagámoslo nosotros, todos juntos lograremos que nuestro hermoso país sea el mejor lugar para vivir.

¡FELICIDADES QUERIDA BOLIVIA! 

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

UNA PEQUEÑA ACCIÓN PUEDE HACER LA DIFERENCIA

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

La semana pasada el frente frío que llegó a nuestra región, asombró a muchos, especialmente a los que viven en lugares cálidos. Por ejemplo, en Tarija que desde hace 65 años no veían nevar, este invierno tuvieron nevada hasta para formar muñecos de nieve y así en algunas provincias de Chuquisaca se sintió el mismo clima. Ni qué decir de los departamentos de Oruro, Potosí y La Paz. Pero en general toda Bolivia sufrió frío.

Esta situación que no se da cada año nos hace pensar, primero en que el cambio climático es una realidad, más cuando nos enteramos con la ola de calor en Europa. Por esta razón, creo que es momento de cambiar nuestros hábitos frente a la basura, dejemos de usar bolsas plásticas, digamos no al uso desmedido de energía procedente del petróleo, usemos de forma inteligente y moderada el agua.

Todo lo que nos hablaban sobre la situación climática, las posibles alteraciones tanto de frío y calor en este caso a nivel mundial son fenómenos que se están dando ahora y son el inicio de otros, que afectarán la vida de los seres humanos, así están las enfermedades a causa de la falta de alimentos, porque cualquier clima extremo afecta a la producción de éstos, así como a la cría de animales.

Entonces, lo que nos espera en los próximos años no es muy alentador. Ahora vemos en las noticias como la nevada en algunos lugares está terminando no solo con el ganado; sino también por hipotermia incluso con la vida de las personas.

Se imaginan si este temporal durara mucho más tiempo, ¿podríamos sobrevivir? Vemos tantas películas que hablan sobre el inminente fin del mundo. Recuerdo la película “El Día después de mañana” (2014) en la que se veía a Estados Unidos sumida en un invierno intenso y la lucha para sobrevivir de un grupo de jóvenes. Este año, cuando han pasado cinco del estreno del film, el frío en la ciudad de Chicago llegó a niveles que sobrepasaron los récords nacionales. Veía las fotografías que sus habitantes subían a las redes sociales y no pude evitar sentir algo de temor. A pesar de ser hermosas por las imágenes, eran inquietantes, personas abriendo una manguera y el agua al salir congelada, igual al echarla de algún recipiente.

En nuestro país ver nevada, donde hace décadas no pasaba esto, pienso que son señales que ya no las podemos tomar a la ligera.

Es hora de empezar a cambiar nuestros estilos de vida, dejar de creer que la comida o la energía son para siempre, tenemos que dejar de ser depredadores para la fauna y flora. Es prioridad empezar a respetar la vida alrededor nuestro.

Muchas personas están dando su granito de arena, pude ver la noticia de una empresa de energía en Cochabamba que iba a dar un bono especial a los trabajadores que llegaran en bicicleta al trabajo, o la de un emprendimiento en La Paz que fabrica platillos, vasos, cubiertos ya no de plástico sino de material biodegradable y aquí debemos incluir las campañas para el uso de bolsas ecológicas.

Cada uno de nosotros puede hacer la diferencia, con tan solo unos pequeños cambios en la vida cotidiana, reciclemos agua, no lavemos ni el piso ni los autos con mangueras, no derrochemos agua al bañarnos o lavarnos diariamente cara y dientes; no compremos objetos innecesarios que en poco tiempo se transformarán en basura. Enseñemos a nuestros hijos a reciclar todo lo que podamos, especialmente el plástico que es el material que más contamina.

Una pequeña acción individual, sumada a la de los demás se hacen millones de acciones, no esperemos que las soluciones vengan de los gobiernos, todos podemos una gota del océano, pero debemos hacerlo ahora, no esperar a que ya todo sea irreversible. Como dice la frase: “Dejemos un mejor mundo a nuestros hijos y mejores hijos al mundo”.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Cc/

SER AMIGO HOY

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

En este mes, en el que celebramos el día la amistad, no desde hace mucho. Antes se lo hacía solo el 21 de septiembre; ahora tiene su propia fecha: 23 de julio. Muchos dicen que se creó este día con un objetivo sobre todo comercial y puede ser cierto. Sin embargo, creo que también nos da la excusa para reflexionar sobre temas que son importantes en nuestra vida. Por eso, en este artículo los incito a reflexionar ¿qué sería de nosotros si no tuviéramos amigos?

Esta sería una imposibilidad, si pensamos que somos seres sociales por naturaleza, es decir que no podemos vivir solos. Sin embargo, en la época actual en la que el desarrollo de la tecnología ha ido influyendo en el comportamiento interpersonal, especialmente en nuestras relaciones afectivas.

Por ejemplo, es cierto que gracias a las redes sociales uno puede reencontrarse con amistades de las que no había sabido hace mucho, o que habíamos perdido el contacto. En mi caso reencontré a compañeros de la escuela, de la universidad, de mi barrio. Otro beneficio es tener la oportunidad de conocer a personas de todo el mundo, con quienes, si bien podemos compartir temas en común sería muy difícil encontrarnos cara a cara.

Pero, por otra parte, si bien engrosamos el número de amistades en la Red, nos volvemos más solitarios “off line”, es decir en la vida real. Algunas personas convivimos más con los amigos virtuales que con los de carne y hueso. Yo hablo con mi amigo Luis de Colombia casi todos los días porque con él nos motivamos a escribir y a leer, compartimos textos de interés, leemos recíprocamente y hablamos de gatos. En cambio, siento que cada vez es más difícil encontrarnos a tomar un café o ir de visita con mis amigas de la universidad que viven en la misma ciudad y con las que incluso compartimos alguna actividad como conducir un programa de televisión.

Hace unos días reencontré a dos amigas muy queridas, una en Potosí y otra en Sucre. En ambos casos la charla fue tan amena que no nos importó el tiempo y debo decir con orgullo que en ningún momento tuve la necesidad de ver el celular, ni siquiera para sacar una foto de ese momento tan grato. Ahí entendí que los mejores momentos de la vida se los vive sin tener que compartirlos en el muro de Facebook.

Pero no siempre pasa así, ahora vemos en cafés, restaurantes y cualquier lugar público que las personas hablamos menos y vemos más el celular; cuán importante se nos ha hecho compartir todo lo que hacemos por las redes, si viajamos de vacación, si vamos a una fiesta, o a comer, si vamos al cine, casi todo este documentado con fotografías. Incluso momentos que deberíamos aprovechar en ver y escuchar un concierto, pero la mayoría lo filma y no sé la verdad si alguna vez vuelve a ver esa grabación. Me parece a mí que es como estar frente a una puesta hermosa de sol y en vez de disfrutar el momento nos ponemos a sacar fotos, que no está mal, pero lo que sí lo está es concentrarnos en las fotos.

¿Entonces la tecnología está cambiando la forma de vivir la amistad? Pienso que sí. En algunos aspectos de forma positiva porque puedes encontrar más personas, que no las hubieras conocido o tal vez hablado en la vida real y ahora compartes muchos intereses con más amigos. No obstante, también de forma negativa porque por atender tu vida virtual puedes dejar de lado una buena conversación cara a cara, porque tenemos que ser sinceros no hay nada mejor que un abrazo fraterno, mirarnos a los ojos, llorar juntos o reírnos a carcajadas recordando anécdotas; tomarnos de las manos o los hombros para consolarnos. No señores, no hay nada mejor que el contacto físico para hacernos sentir más humanos y desde mi punto de vista nada puede reemplazar esos detalles.

Así que en este día del amigo no solo debemos contar las tarjetas y felicitaciones virtuales en redes que hemos recibido o enviado; si no corramos a abrazar a nuestros amigos y amigas, les invitemos a tomar una taza de café, un helado o simplemente a conversar en la plaza; olvidemos por un instante los celulares, abracemos y besemos más, que eso es parte de la verdadera amistad.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/ 

Nuestras Redes Sociales

24,730FansMe gusta
913SeguidoresSeguir
139SeguidoresSeguir