LA MANIPULACIÓN PSICOLÓGICA

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

En el transcurso de nuestra vida nos topamos con relaciones, no solo sentimentales, sino familiares, amistosas y también con los que consideramos líderes sociales y políticos, situaciones en las que somos manipulados psicológicamente. Demás está decir que las consecuencias pueden ser funestas para nosotros porque nos llevan a situaciones extremas, de las que luego es bastante difícil salir. Trataremos de graficar estos efectos, pero primero deberíamos empezar con la pregunta principal ¿cuáles son las formas más comunes de este tipo de manipulación?

Iremos enumerando algunas de ellas:

La victimización. – En este tipo de relación, uno manipula al otro haciéndole sentir culpable de sus acciones. Por ejemplo: Escenas en las que la mamá se enferma o sufre un problema psicológico justo cuando alguno de sus hijos está a punto de irse a su nuevo departamento, es muy común. Si trasladamos este tipo de relación a lo que vivimos en el país todos los días, vamos viendo actos de victimización, algunos líderes usan los consabidos discursos de que las únicas víctimas son ellas para conseguir que los otros se sientan culpables.

Mentir. – Otra forma eficaz de conseguir la manipulación es la mentira, porque gracias a este antivalor se construyen enemigos imaginarios; así cuando una amiga del colegio nos dice que otra habla mal de una a nuestras espaldas en forma constante, empezamos a odiar y hablar mal de ella, a manera de venganza. Ahora, imaginemos esto aplicado en la sociedad, con mentiras mayores y peligrosas que pueden crear el odio, desconfianza y prejuicios de todo un grupo social, racial, político, etc., contra otro. Algunas de las consecuencias más desafortunadas las estamos viviendo actualmente en el país.

Usar bienes materiales. – Es otra manera baja de chantaje y pasa cuando una persona cree que a través de regalos, dinero o ayudas puede obtener lo que desea sin importar lo que sea. En la vida personal es lo más común; si uno recibe un regalo o un favor económico, será muy difícil decir no a cualquier petición. En lo social, muchos políticos han usado esta forma de manipulación para conseguir favores de las personas, de organizaciones, instituciones y otros. Lamentablemente, en este momento de crisis vemos cómo se utiliza el dinero en bolivianos o dólares transportado en mochilas por las ciudades convulsionadas, para comprar la participación de muchos activistas en acciones violentas; además de haberse hecho públicas denuncias de cobro de multas por no asistir a movilizaciones.

Infundir miedo. – Esta forma de manipulación es una de las más perversas porque recurren a la intimidación para lograr sus objetivos. Pasa mucho en parejas, en la que alguien es violento (a) y amenaza a la otra con maltratarla físicamente para que cumpla con sus demandas, como por ejemplo que no la deje, que continúe siendo parte de esa relación toxica. Se ve esta conminación de parte de violadores a sus víctimas a quienes les dicen que las matarán o dañarán a su familia sino se quedan calladas. También, pasa en lo social, por eso los medios de comunicación y las redes reproducen las coacciones que sufren algunos pobladores para realizar acciones que no desean, o les piden quedarse callados, y así van sumando sus exigencias.

Como se puede evidenciar hay muchas maneras de manipulación. En este artículo solo revisamos algunas. Las consecuencias de todas es que nos orillan a soportar relaciones en las que no somos felices, aceptar la violencia en sus diferentes formas y en otras ocasiones hacer cosas que no hubiéramos hecho nunca, incluso poner en riesgo nuestra vida y la de los seres queridos. Cada una es una tortura emocional y física que nadie merece.

Por lo que expusimos anteriormente, es muy importante en primera instancia, saber identificar este tipo de manipulación. Lamentablemente, es difícil estar consciente de ello si una persona está cegada por el cariño, el amor o la admiración hacia la otra. Algunas señales son: no sentirse feliz, no estar de acuerdo con decisiones que afecten la autoestima, sentirnos culpables en muchas ocasiones, sentir que somos obligados a hacer algunas cosas.

En nuestras manos está terminar con estas relaciones. Lo importante es no sentirnos solos, ir en pos de ayuda y no tener vergüenza de hacerlo. Se juegan en este aspecto muchos valores, como la honestidad, además ponemos en riesgo nuestra felicidad y la tranquilidad de la familia; de ahí que debemos hablar, denunciar y buscar el propio bienestar, pero también de los demás con quienes vivimos y compartimos en los barrios, ciudades y toda Bolivia.

   Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Cc/

DISIDENCIAS EN PAZ DESDE POTOSÍ

2
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Hace varios días, la población de Potosí recibió una infinidad de mensajes alarmistas a través de las redes indicando que un grupo grande de campesinos, de varios lugares del área rural, se movilizaba hasta la ciudad para causar terror igual que se hacía en las ciudades de El Alto, La Paz y Cochabamba. Los potosinos salieron a las calles organizados por sectores, en grupos de vigilia, alrededor de fogatas para mitigar el frio y el sueño; especialmente en los centros de abasto como el mercado Uyuni. Los ciudadanos querían proteger sus comercios, casas y a sus familias y si tenían que pelear para hacerlo estaban dispuestos.

Felizmente, esa noche no pasó nada, así lo verificó Juan José Toro, periodista de El Potosí en su patrullaje nocturno por diferentes arterias, con el fin de tranquilizar a la población. Al día siguiente parecía haber terminado la preocupación, hasta que algún ciudadano alertó, esta vez con videos y fotografías, que un grupo de originarios del Norte de Potosí se aproximaban por la zona de San Antonio. La policía y otras autoridades se trasladaron hacia el lugar para investigar lo que pasaba. Es ahí donde los dirigentes expresaron el deseo de realizar una marcha pacífica en la ciudad para hacer un desagravio a la Wiphala y mostrar su disidencia con el Comité Cívico Potosinista.

Me imagino que hubo muchas horas de conversaciones con jefes policiales, militares, autoridades departamentales, la Defensoría del Pueblo y los dirigentes originarios. Mientras la población potosina se organizaba, esta vez, para recibir a los hermanos del área rural, no solo con banderas blancas, sino con alimentos y bebidas para hacerles sentir bienvenidos a la capital.

Ya en las primeras horas de la noche se informó que los originarios del nortepotosino hacían su entrada a la ciudad a pie, pero había un detalle increíble, estaban siendo escoltados por los mismos policías y a su paso por las calles potosinas eran recibidos con aplausos, banderas y globos blancos por la población. Además, en mercados como el Chuquimia, algunos comerciantes los esperaban con refrescos, pan y coca.

Viendo su travesía por las calles y escuchando los aplausos de los que los miraban desde las aceras parecía más un desfile que una manifestación. Esto se hizo evidente, cuando llegando al centro de la ciudad se les unió una banda que los acompañó por su paso en la histórica Plaza 10 de noviembre. Ya para entonces otra multitudinaria masa de ciudadanos los esperaba y vitoreaba con ellos ya no arengas por partidos políticos sino por la unidad del departamento.

Tras la iza de la Wiphala frente al edificio de la Gobernación y luego de escuchar los discursos de los líderes originarios priorizando los mensajes de paz en la región y de Bolivia en general; esta impresionante y nunca vista marcha en la que indígenas junto a la policía caminaba codo a codo concluyó. A pesar de que algunos dirigentes pedían a los campesinos quedarse hasta la renuncia de la actual presidente y de los representantes cívicos, la mayoría decidió retirarse. No sin antes recibir el cariño de la población, que organizada en horas de la tarde llevó arroz con leche, café y leche caliente, pan, bolsas de hojas de coca y ungüentos para los pies.

Así esta protesta disidente se convirtió en una verdadera celebración democrática en la que se pudo comprobar que diferentes puntos de vista pueden convivir, si tan solo prima el respeto a la humanidad por sobre todo, que la armonía puede ser realidad y que la mejor forma de hacer escuchar nuestra voz, la ideología política y nuestras creencias es por medio de la no violencia.

Como los camiones que se habían encargado de trasladar a todas las personas hasta Potosí, habían desaparecido, las autoridades departamentales y la Defensoría del Pueblo, nuevamente tuvieron que movilizarse para conseguir flotas y minibuses que lleven de regreso a sus hogares a los hermanos originarios. La mayor satisfacción fue que ellos comprobaron que en Potosí son bienvenidos en cualquier momento y unieron sus voces con las de la ciudad para pedir paz y unidad en Bolivia.

   Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

EMPATÍA Y PERDÓN EN TIEMPOS DE CONFLICTO

0
Foto:Tupiza es Noticia

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Ante la escalada de violencia en las ciudades de La Paz y Cochabamba, que están cobrando muertos y un sin número de heridos en los enfrentamientos entre bolivianos que apoyan a uno y otro bando. Desde esta columna deseamos reflexionar sobre las razones por las cuales se dieron estos conflictos y de alguna manera también encontrar una solución, siempre a partir del enfoque humanista.

En estos días se ha ido manejando, en los discursos de los protagonistas de estos eventos que se viven en el país, el tema del racismo, pero me atrevo a decir que éste es solo practicado por algunas personas extremistas. Sino veamos cómo la unidad de los bolivianos ha sido evidenciada diariamente a través de los medios de comunicación. Como siempre en esta columna preferimos concentrarnos en los valores, es decir aquellos que nos faltan inculcar, ejercer, practicar para evitar este tipo de situaciones que solo causan más dolor y violencia.

Si bien es cierto que todos tenemos el derecho de estar a favor de cualquier ideología política, religión, o tener opiniones propias sobre la actual crisis del país, es importante el respeto a las personas por sobre todas las cosas, ya lo decíamos en un artículo anterior. Pero debemos sumar a este valor uno muy significativo: la empatía, esta cualidad nos ayudará a ponernos en los zapatos del otro, intentar entender que puede tener muchas razones personales para apoyar un bando. Por supuesto que esto no quiere decir que debas pensar igual a él o ella, sino simplemente respetes su dignidad como ser humano. Pueden disentir, debatir hasta discutir, mas no llegar a la violencia.

Si tuviéramos esto marcado en nuestra forma de ser y si además supiéramos gestionar las propias emociones, se hubieran evitado los enfrentamientos entre bolivianos y hasta las muertes. Veríamos al otro y su manera diferente de pensar tan solo como eso y no como el enemigo a quien hay que herir e incluso eliminar. Lamentablemente los errores cometidos por otras personas influyen en nuestros pensamientos y acciones; buscamos cobrar estos errores, es por esta razón cuando en una ciudad hicieron arrodillar a alguien, en señal de venganza, en otra ciudad quieren también hacer arrodillar a un ciudadano, oriundo de la primera ciudad en la que se dio la afrenta. Cobrando un ojo por ojo.

En este ejemplo tiene que ver un valor muy difícil de practicar, pero no imposible: el perdón. La mayoría de las personas piensa que perdonar es señal de debilidad, de inocencia extrema porque no conocen su capacidad sanadora. Si lo practicáramos en situaciones cotidianas sería más fácil darlo y pedirlo en otras más importantes. Entenderíamos que la única manera de vivir tranquilos, con paz en el corazón es dejar el odio, el resentimiento atrás y no llevar estos sentimientos como una pesada mochila a donde vayamos. La mejor forma de deshacernos de todo esto es a través del perdón.

Más aún si nos damos cuenta de que el otro es un compatriota, no es alguien lejano, puede ser el vecino, el que cosecha las verduras que comemos a diario, el profesor que enseña a los hijos, el médico que cura a los seres queridos, el hijo de un amigo, etc. ¿Tenemos que odiarlo, solo por pensar diferente? Estoy segura de que no. Por tanto, no permitamos que otras personas influyan en nosotros, inyectando odio en nuestros corazones, no nos dejemos llevar por falsas noticias leídas en las redes sociales que incitan la violencia. Por sobre todas las cosas está la propia seguridad, pero también la del otro.

¿De qué nos sirve que el otro salga herido o incluso muerto? ¿Cómo solucionarán los problemas personales, de grupo o del país estas muertes?

Esto no significa quedarnos callados, no decir lo que pensamos, no luchar por lo que creemos, pero que al hacerlo no lo hagamos violentamente, con ira y odio al otro, sino busquemos en el corazón el respeto a la vida, a la dignidad de cualquier ser humano como nosotros y tratemos de empatizar con él o ella, aunque pensemos totalmente diferente. Solo de esta manera construiremos juntos un mejor país, con ciudadanos que posiblemente no piensan igual, pero buscan también el bien común.

   Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

¿QUÉ HACEMOS CON NUESTRAS EMOCIONES?

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

“De qué sirve que un niño sepa colocar Neptuno en el Universo si no sabe dónde poner su tristeza o su rabia”, esta frase de José María Toro la leí en las redes sociales y me interpeló durante varios días, más cuando veo a madres y padres, desesperados, tratando que sus niños sean alumnos sobresalientes en sus colegios. Por supuesto, aquello no está mal, pero si solo nos concentramos en lo intelectual y dejamos de lado los valores, el conocimiento de uno mismo y las emociones no lograremos un equilibrio que haga de los chicos mejores y más felices seres humanos.

Podemos decir que un profesional con bastante conocimiento acumulado y además de tener un coeficiente intelectual muy alto será muy eficiente en las labores que realice; sin embargo, si esta persona no cuenta con las habilidades sociales necesarias, si no tiene la capacidad de ponerse en los zapatos de sus compañeros de trabajo, incluso siendo jefe, no podrá alcanzar el éxito deseado.

La pregunta es ¿cómo conseguimos este equilibrio? Definitivamente, por ahora, estará en las manos de los padres, pues en las unidades educativas solo les enseñan conocimientos y no educación emocional, es decir la forma de reconocer y gestionar sus propias emociones. No obstante, sí se les exigen atención. Por ejemplo, en el colegio, los profesores les repiten a los alumnos del curso de mi hijo mayor que son los peores en comportamiento, ya que hacen demasiada bulla y no atienden a sus maestros. Seguro a muchos les pasa igual.

No es mi intención juzgar a los profesores; la labor que realizan no debe ser nada fácil, tener a su cargo más de treinta niños y niñas con diferentes personalidades y características en lo absoluto debe ser sencillo y más aún si sumamos a esto que las nuevas generaciones, al recibir tantos estímulos, desde su nacimiento, tienen menor capacidad de atención. Pero ¿En algún momento los padres o maestros les enseñamos a atender? La respuesta, en la mayoría de los casos, será no.

Lo cierto es que ni en casa, ni en la escuela enseñamos a los pequeños dos herramientas primordiales: la gestión de sus emociones (inteligencia emocional) y la atención plena o conciencia plena llamada también “mindfulness”; (El mindfulness, consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos, sin juzgar, apegarse, o rechazar en alguna forma la experiencia. ​). Buscando en Internet verán que están muy de moda, pero esa no es la razón para tomarlas en serio, sino porque su aplicación realmente puede revolucionar muchas vidas y la de muchos hijos en el ambiente en que vivimos.

La inteligencia emocional es la que nos permite, según el reconocido psicólogo estadounidense, Daniel Goleman, gozar de éxito en el trabajo y felicidad en la vida. Las razones se entienden, porque teniendo la habilidad de identificar nuestras emociones y diferenciarlas; por ejemplo, la ira del enojo o la tristeza de la frustración y poder gestionarlas, es decir, controlarlas de alguna manera, no dejando que éstas dirijan nuestra existencia, seremos capaces de identificarlas en las otras personas y nos servirá para entender al otro, ponernos en su lugar. Esto se traduce en la mejor forma de relacionarnos con los demás, prever conflictos, tener herramientas eficaces para solucionarlos, entre otros aspectos.

Por otra parte, el vivir el ahora, además de servir para disfrutar el presente, ser conscientes de la felicidad de un momento, de dejar a un lado los malos recuerdos del pasado y la ansiedad que provoca el futuro nos sirve para concentrarnos mejor en cualquier labor realizada.

Imagina si nos hubieran enseñado estas herramientas cuando éramos niños; ahora no estaríamos peleándonos en la calle con los conductores, los taxistas o micristas. Sería sencillo solucionar los conflictos que surgen en los centros laborales o en las familias. En temas extremos ya no se escucharían en las noticias o disminuiría la violencia intrafamiliar, las violaciones sexuales, y otros fenómenos negativos que parten del auto descontrol.

De la misma forma se desarrollaría la eficiencia y eficacia en las labores cotidianas, pues tendríamos mayor concentración y tal vez lo más importante, seríamos felices por períodos más largos; viviríamos intensamente el ahora, concentrándonos en las experiencias diarias, el cariño de familiares y amigos, la comida y el techo que nos cobija.

Así también, si logramos enseñarlas a los pequeños, (encontrarán definiciones, ejercicios y más en Internet), ellos tendrán un éxito asegurado en sus relaciones interpersonales y cuando sean adultos, conseguirán estar más cerca del equilibrio ideal, entre la inteligencia intelectual y la emocional.

  Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Cc.

LA LEALTAD EN NUESTROS TIEMPOS

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

En una época en la que la lealtad no es un valor primordial, los animales, en este caso un perro, nos demuestra el poder de la fidelidad a pesar de todo. Si no leyó o escuchó la historia de Rambo, seguro sabe de otras más en Bolivia y el mundo. Un can llega detrás de una ambulancia a un hospital donde su dueño es internado, al final éste no salió vivo; pero el animalito le sigue esperando hasta hoy. Quienes lo ven todos los días, le han tomado cariño; doctores, enfermeras y comerciantes de los alrededores le llevan comida y le acarician.

A pesar de estos cuidados, nada se compara con volver a ver a su dueño, será por eso que cuando sale alguna persona la olfatea queriendo encontrar algún rastro de quien tanto amo. Me pongo a imaginar su pena, perder al ser que es tu mundo entero, solo puede compararse con la perdida de los padres, la pareja o nuestros hijos; nosotros somos conscientes de que se fueron, en cambio el perrito, no y por eso su espera continuará.

En la nota que le hizo un canal de televisión, pedían su adopción. Aunque sería la solución ideal, Rambo nunca olvidará a su primer amo y seguro volverá al hospital en su búsqueda. Esta historia no es nueva, en Potosí también vive un can que perdió a su dueño y se quedó fuera de su casa esperándolo. Los vecinos quisieron meterlo a sus hogares para adoptarlo, el animalito se negó; entonces le construyeron una casita en la calle, al lado de la puerta del amigo que sigue esperando.

¿No es impresionante este amor desinteresado? Mientras, hace unos años, a través de los noticieros nos enteramos de cómo, los propios familiares, dejaron a una señora de la tercera edad, todavía viva en una sala de velatorio, esperando su muerte para enterrarla lo más pronto posible. El cariño de los animales es verdaderamente incondicional, ellos no nos aman por ser guapos o hermosas, tampoco por cuánto dinero o posesiones tengamos, ni les importa si estudiamos una carrera profesional, o si somos gerentes o empleados. Lamentablemente los seres humanos no amamos así, piénsenlo por un segundo, ¿Qué nos atrae de las demás personas, o qué tomamos en cuenta para enamorarnos y casarnos?

¿No quisiéramos que alguien nos ame profundamente, para siempre? ¿Las personas amamos así? Yo respondería que no, por eso debemos aprender de los animales. Nosotros creemos ser la especie superior tan solo porque hablamos, creamos cosas nuevas y desarrollamos un gran poder de la imaginación; con el tiempo, pareciera que vamos perdiendo la capacidad de amar de verdad y sin amor, la tecnología, la inteligencia, el conocimiento, no son nada.

Todos los días escuchamos historias parecidas a la de Rambo, éstas nos conmueven hasta las lágrimas. En Japón se erigió una estatua en honor a la lealtad de Hachico, un perro que esperó a su dueño por el resto de su vida; una película se inspiró en esta historia real. Cada día, animales, arriesgan sus vidas para rescatar a muchas personas. ¿Cómo les pagamos? Maltratándolos, arrastrándolos con una soga detrás de un auto ya que no queremos nuestra movilidad llena de pelos; abandonándolos a su suerte cuando ya no son tan adorables como cuando los trajimos a casa siendo cachorros. Parece ser más fácil descartarlos al igual que objetos comprados en tiendas.

Aprendamos la lealtad y el amor de los animales, amemos sin miramientos de forma que ese sentimiento sea el motor de nuestra vida y la guía para el accionar cotidiano, así seremos mucho mejores en la sociedad donde vivimos.

  Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

MUJERES QUE ESCRIBEN

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

La confluencia del Día Nacional de la Mujer en nuestro país y a nivel internacional la conmemoración del Día Mundial de las Escritoras me conminó a hablar, en este artículo, sobre las mujeres que escriben a pesar de todo. Digo a pesar de todo porque además de tener que seguir luchando para ser visibles en el ámbito literario general, las escritoras tienen un reto mayor al poder hacerlo siendo madres, esposas, profesionistas.

Repasando la invisibilización de las mujeres en la literatura mundial, los números nos dibujan esta realidad: El premio más importante de literatura en lengua castellana instituido en 1976, hablamos del Premio Cervantes, solo ha sido concedido a 4 mujeres, frente a 37 hombres que lo han obtenido. El Novel de Literatura desde su creación en 1901 hasta 2017 ha premiado a 13 mujeres en contraposición de 100 hombres. En Bolivia pasa algo muy parecido, solo hablaremos del Premio Nacional de Novela que inicia en 1999 y hasta 2017 ha sido entregado a 4 mujeres y 14 hombres.

Este es apenas un vistazo de lo que todavía sucede en el ámbito literario a nivel nacional e internacional. Si bien es cierto que en el último siglo son muchas más las mujeres que escriben aún no existe la equidad necesaria. Es decir que en las Ferias del Libro por ejemplo se pueden ver mesas de discusión con más participación de escritores que de escritoras, de igual forma los expositores. Aunque cabe reconocer que existen organizadores que sí buscan un equilibrio entre participantes de ambos géneros.

Lo que sí es cierto y lo he podido comprobar en Sucre donde vivo- no sé si pasa en otras ciudades- es que en las lecturas tanto de poesía como narrativa son más las mujeres que participan que los varones; las razones las desconozco, quisiera pensar que es porque hay un mayor número de escritoras en formación y que hemos perdido el miedo de mostrar lo que hacemos y nos animamos a ser escuchadas.

No obstante, no es fácil dar este paso, tal vez sí para las más jóvenes que todavía no tienen un compromiso familiar y que pueden participar de talleres, lecturas, ferias, reuniones y actividades literarias en general. Pero no pasa lo mismo con alguien que ya es madre, esposa y también trabaja. El tiempo que puede dedicar a la escritura en sí, con todas esas responsabilidades, se reduce demasiado.

Imaginemos la jornada de alguna de ellas, en la mañana alistar a los niños para que vayan a la escuela, prepararse una misma, ir a trabajar, (algunas madrugan con el fin de dejar preparado el almuerzo y a medio día terminar de cocinar); entrar a una oficina desde las 8 hasta las 12. Si tiene la suerte que el esposo vaya a recoger a los hijos, puede ir directo a concluir la comida y si es afortunada ir a un restaurant a comer. Por la tarde, de nuevo de 2 a 6, volver a casa, servir el té o una merienda que comerán los pequeños; revisar tareas, preparar la cena, limpiar todo, acostar a los chicos y por fin algo de tiempo. Pensando que fue un día pesado de trabajo más las actividades del hogar queda muy poca energía para dedicarla a la novela, cuento o poesía que esté escribiendo.

Tal vez sea una exageración la descripción que acabo de dar, es posible que tenga hijos más grandes, que el esposo comparta los quehaceres, si la familia tiene un buen ingreso, cuente con una persona que le ayude. De todas formas, las responsabilidades no se desvanecen y por tanto no es completamente libre y tener la posibilidad de encerrarse por horas en su escritorio para lograr concentrase y escribir su obra maestra; menos aún que pueda participar de talleres, ferias en otras ciudades, etc.; incluso si solo se queda en casa realizando las labores del hogar.

A pesar de estas circunstancias sigue aumentando el número de mujeres que escriben, que ganan premios, que son reconocidas, que se constituyen en referentes en los géneros que practican y por eso es necesaria una celebración mundial ya que todas ellas enseñan con su tesón y esfuerzo a sus hijos e hijas, esposos, padres, hermanos y hermanas que los sueños se pueden hacer realidad, que el límite solo es el infinito.

  Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Cc.

EL DESPERTAR DE LA JUVENTUD

0
Foto:Tupiza es Noticia

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Una de las figuras que se volvió viral estas últimas semanas fue Greta Thunberg, la adolescente sueca que lidera la lucha en contra del cambio climático. Su salto a la palestra pública mundial tuvo su clímax, en la reunión de la ONU sobre el clima en New York, el pasado 23 de septiembre.

A partir de su sentido discurso, además de ganarse millones de seguidores, también surgieron voces en contra. Muchos de estos últimos empezaron a difundir datos que la relacionaban con grandes intereses globales; se dijo que estaba siendo financiada por instancias extremistas, etc. Otros medios han desmentido estas acusaciones y aunque tuviera este apoyo económico, la pregunta es ¿acaso los líderes mundiales que asistieron a esta reunión no son financiados por intereses más grandes? ¿Por qué cobra mayor importancia la joven? ¿Por qué hay tanta gente enojada con ella?

Varias son las preguntas que surgen al respecto, pero yo pienso que debemos concentrarnos en otros temas. Para mí el realmente importante es la movilización de los jóvenes frente a una problemática global. Thunberg no es la única que está llamando a pronunciarse por esta causa, son muchos más  jóvenes, hombres y mujeres, actuando por esta misma causa que no tienen repercusión mediática como ella pero que de la misma forma han logrado congregar a grandes cantidades de sus pares en todo el mundo.

Lo importante, como decía, es que los más jóvenes hayan tomado la batuta sobre un tema tan transcendental: el medio ambiente; que sean la generación que a través de sus acciones globales hayan conseguido mayor efecto en la política internacional, que lograran que se visibilice el problema, que sus congéneres se lo apropien y por tanto alcen su voz fuerte y claro.

Es por eso que la huelga a la que Thunberg convocó fue llevada adelante no solo en las grandes capitales mundiales sino en Bolivia, especialmente cuando se incluyó el tema de la Chiquitanía. Ciudades como La Paz y Santa Cruz son las que más acciones emprenden, liderizadas por muchachas y muchachos voluntarios. Incluso se pudo ver que los bomberos que voluntariamente se trasladaron a los territorios donde se vivía el incendio fueron jóvenes.

Me emociona saber esto porque siempre he pensado que los jóvenes son los llamados primero para soñar en un mundo mejor y segundo luchar con el fin de cambiarlo. Debo admitir que estuve a punto de perder la fe en ellos y ellas. Por un tiempo los veía concentrados en sus propias vidas, en muchos casos, buscando sobre todo el placer efímero, un futuro lleno de dinero y poder.

La verdad es que me callaron la boca con todo este movimiento que están encabezando, cómo dan su opinión y se apoyan entre ellos y ellas no solo en las redes sociales, sino de la misma forma en las acciones de la vida real, marchando por las calles, armando alfombras humanas, reuniendo toda clase de apoyos para las personas y animales que sufrieron la pérdida de su hogar en los incendios, así como por la marcha que viene desde la Chiquitanía.

Es una realidad que, dentro de los movimientos, si bien les une la causa principal que es la protección del medio ambiente, existen muchas opiniones diferentes, en el interior, de cómo se deberían encontrar las mejores soluciones. Sin embargo, incluso estos debates son sanos, para fomentar la discusión, ser más creativos, aprender a negociar y a debatir, sobre todo.

Lo importante es que este despertar de la juventud será poderoso, ellos y ellas tienen la energía suficiente, la voluntad, la convicción y el compromiso para llevar adelante y defender esta causa mayor. Gritar juntos y fuerte que nuestra casa se está incendiando y que todos tenemos la obligación de hacer algo ya, sin excusas, sin pensarlo demasiado. Justamente los más jóvenes serán los afectados si nos quedamos con los brazos cruzados. Debemos actuar hoy, ya que es posible que ya no nos quede tanto tiempo.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Cc/

PAZ Y CAMBIO CLIMÁTICO

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

El 21 de septiembre se recuerda el” Día Internacional de la Paz y la no Violencia”. Un día en el que las Naciones Unidas, busca fortalecer los ideales de paz en todos los rincones del planeta. Antes, teníamos la idea que este concepto era tan solo el antónimo de guerra y si no estábamos viviendo un estado bélico podíamos jactarnos de vivir en paz.

Actualmente no podemos quedarnos con una definición tan limitante. Desde hace un par de décadas se habló de cultura de paz, un concepto más amplio que implica la equidad, la justicia, el desarrollo sostenible, la ecología y todo lo que influya para que las comunidades vivan en armonía y se superen flagelos como la pobreza y la violencia en todos sus tipos.

Cada año se escoge un tema específico en búsqueda de afianzar esta cultura, como un estilo de vida de las sociedades del mundo. En 2019 se escogió el décimo tercer objetivo de desarrollo sostenible: “Acción para el clima”, que es un llamamiento a la acción inmediata de los gobiernos con la meta de reducir de las emisiones de gases invernadero, que los científicos anunciaron están afectando al cambio climático.

Algunos se preguntarán qué tiene que ver la paz con el cambio climático; la verdad es que mucho ya que los desastres naturales desplazan tres veces más población que los conflictos armados. Esto significa que millones de personas tendrán que abandonar sus hogares y buscar alimentos y trabajo en otros lugares. Esta es una realidad cotidiana en el país, existe una migración creciente del área rural a los centros urbanos.

De la misma forma, la salinización del agua y los cultivos está poniendo en peligro la seguridad alimentaria, y el impacto sobre la salud pública ha aumentado. En nuestro caso los deshechos y aguas contaminadas de las minas en varias regiones son un problema constante.

Por tanto es importante que el cambio climático sea una prioridad de los gobiernos pero también de la población, así lo afirmaba el Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, cuando dijo “la naturaleza no negocia” además de afirmar que son imprescindibles cuatro medidas clave: cobrar impuestos a la contaminación, no a las personas; dejar de subvencionar los combustibles fósiles; desistir de construir nuevas centrales de carbón para 2020; concentrarse en una economía verde, no extractivista.

Para Bolivia esta decisión es importante por la catástrofe ambiental que seguimos sufriendo desde hace más de 40 días, pues los principales afectados no solo son fauna y flora sino poblaciones indígenas. Sin contar que la magnitud de los incendios que no pueden ser sofocados están contribuyendo de gran manera a la proliferación de emisiones de gases de invernadero.

El reto que tiene la humanidad y en especial los bolivianos es poder convertirnos en la generación que hizo algo para salvar el planeta. Exijamos a todos los gobiernos los cuatro puntos mencionados antes, movilicémonos permanentemente, hagamos conocer estas preocupaciones, levantemos la voz, no dejemos que parques y selvas se conviertan en tierras de cultivo o pastizal de ganaderos. Estos territorios tienen que reconstituirse como el pulmón de la tierra, debemos recuperar su incontable biodiversidad. Tenemos que dejar de pensar que el ser humano es el centro del mundo y el único con derecho a sobrevivir.

Solo lograremos experimentar una verdadera cultura de paz cuando aprendamos a coexistir en armonía con todos los demás seres que viven junto a nosotros, respetando su vida, protegiéndolos; así aprenderemos también a vivir en sociedad.

Para celebrar este día plantemos un árbol, protejamos a un animal en peligro, regalemos sonrisas a los otros, respetemos las diferencias, luchemos contra las injusticias, la pobreza y la violencia de cualquier tipo. Podemos empezar en casa, en la escuela, en la universidad, en las oficinas, con nuestros vecinos, con los animales de la calle, con espacios verdes del barrio. Cada aporte suma, cada voz fortalece la de otro y así se escucha más fuerte.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

DESPUÉS DEL FUEGO ¿QUÉ?

0
Foto:Tupiza es Noticia

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Muchos estamos con esta duda. Si bien es lamentable que más de un mes el fuego no haya sido totalmente extinguido, que 1,7 millones de hectáreas hayan sido arrasadas y que 41% en áreas protegidas se han visto afectadas; también toca pensar en lo que pasará después. Sí, nosotros ciudadanos de a pie debemos reflexionar cuál será nuestra posición en cuanto al futuro de la Chiquitania boliviana.

Se preguntarán qué podemos hacer como simples ciudadanos para definir lo que pasará con uno de los pulmones del mundo y por tanto un recurso mundial importantísimo. Pues al tener una posición deberemos ser congruentes con ésta y así luchar en las urnas, en las calles y donde se necesite.  

Por lo visto tenemos dos posibilidades: La primera apoyar los desmontes y los nuevos asentamientos en las áreas que han sufrido el incendio o su uso en agroindustria buscando el desarrollo de esos municipios. La segunda es exigir la abrogación de la Ley 741, DS 3973, la inmovilización de las tierras afectadas por los incendios y poner un alto a la dotación de tierras fiscales y áreas protegidas para colonos y para agroindustriales, por tanto la búsqueda de la no mercantilización de bosques.

En definitiva, apoyo la segunda opción. Para esto sé que el camino no será corto y tampoco fácil. Porque se deberá, en primera instancia, desmitificar el concepto de desarrollo que muchos izarán como bandera para su lucha a favor de los asentamientos y uso de la agroindustria, dirán que solo así estos territorios saldrán de la pobreza y el olvido en el que estaban marginados antes de la catástrofe ambiental.

Desde hace mucho tiempo ya en colegios, universidades y otros espacios como los medios de comunicación nos han bombardeado con esta definición de desarrollo, es decir que más caminos, grandes industrias, más construcciones físicas significan crecimiento de un municipio o departamento. Esta, definitivamente, es una definición bastante limitada porque no se toma en cuenta el desarrollo humano y no incluye áreas como educación, salud y cultura.

Además que este caso es bastante singular, no estamos hablando de tierras vacías, en las que no existía nada. Estamos hablando de bosques, parques, áreas protegidas que reunían una biodiversidad tan rica y variada, que no se encuentra en ningún otro lugar del planeta. Estamos hablando del hogar de pueblos indígenas y de una infinidad de especies animales.

Por todas estas razones los que apoyemos esta posibilidad deberemos exigir el cumplimiento de lo que nuestro presidente propuso en la reciente Cumbre por la Amazonía en Colombia “Una alianza para la Amazonía basada en principios de multilateralismo y la no mercantilización de bosques”. Es decir, a mi entender, no usar estas tierras para otra cosa que no sea la naturaleza. En este mismo sentido el objetivo a mediano y largo plazo será la reforestación de todo el territorio que sufrió los incendios y su posterior protección a través de leyes y decretos o lo que fuera necesario.

¿De qué nos servirían industrias, caminos, edificios, incluso casas si no tenemos aire limpio, agua potable? y de la producción de estos dos últimos elementos es responsable la Amazonía. Es una realidad que es responsabilidad de nuestra generación proteger los bosques, selvas y toda su flora y fauna.

Mientras tanto, como ya sugerí en otros artículos, debemos ir transformando nuestros estilos de vida a unos más amigables al medio ambiente, así como exigir y ser partícipes de iniciativas de reforestación de espacios verdes en todas las ciudades del país.

Una iniciativa muy interesante que leí que se hacía en Argentina y que podríamos copiar en todos los municipios es sembrar un árbol en la vereda de cada casa de las ciudades, otras que cada egresado de la universidad planté diez árboles y tantas otras que se pueden planificar, de acuerdo al contexto local de cada lugar.

Queda mucho que exigir a las autoridades, pero como siempre mucha responsabilidad que asumir como ciudadanos. Debemos alzar nuestra voz por la rehabilitación inmediata de la Chiquitanía y su protección permanente. Sabemos que será un proceso largo, pero es compromiso de nosotros con el mundo y con las generaciones que vendrán. Juntos podemos lograrlo, hagamos cada uno lo que nos corresponde.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

EL RETO DE PENSAR EN EL BIEN COMÚN

0
Foto: Eliana Soza Martínez

DE COLOR HUMANO

Por: Eliana Soza Martínez

fizcaeliana@gmail.com

Debido tal vez a la creciente cultura individualista que se vive en la actualidad, donde la premisa es pensar primero en el bienestar personal, luego en el familiar y tal vez llegar a preocuparse en la prosperidad de amistades, pero solo hasta ahí. Se ha hecho casi imposible que uno se ocupe o llegue a reflexionar sobre lo que sería bueno o beneficioso para toda una comunidad.

Un ejemplo muy particular se da cuando un profesor agrede físicamente a un niño, la madre pide que se haga algo, los demás padres de familia no le brindan apoyo, incluso pareciera que se ponen de parte del profesor, aun habiendo un video de prueba. Me pregunto ¿qué hubiera pasado si el niño agredido sería el de ellos? No puedo comprender que estos padres no pensaran sobre la importancia de esclarecer el tema por el bien de los niños y que algunos crean que el niño merecía aquella agresión del docente.

En un ámbito más general, lo que sucede en la Chiquitanía es otra situación en la cual muchas personas, incluso autoridades y otros solo se concentran en los beneficios que pueden traerles a ellos en lo político o en otras situaciones y no se preocupan por el bienestar de los bolivianos, incluso de la humanidad, no sopesan las consecuencias de perder uno de los pulmones del mundo y la inmensa biodiversidad que existía en ese territorio.

La pregunta que se deben estar haciendo es ¿por qué deberíamos pensar en el bien común por sobre el bienestar personal? Parece más lógico concentrarse en uno mismo y luego recién en los demás, si es posible. Pero analicemos bien, si solo nos ocupamos de nosotros, en algo que nos convenga es probable que resulte, por un tiempo, pero si aquello además afecta negativamente a otros no podrá durar.

Tomando el caso del profesor y el alumno. Si yo como madre pienso que es un perjuicio castigar a este profesor porque mi hijo va al coro y no apoyo a la madre del niño agredido. Por un momento será bueno porque mi hijo podrá seguir yendo al coro, algo que disfruta, pero imagínense que el próximo niño agredido sea mi hijo.

En cambio, si apoyara el bien común del curso, buscaría que se esclareciera el tema y se ejerzan los derechos de los niños para que no vuelva ocurrir un incidente así, los beneficiados serán todos los niños. De la misma manera en el tema de la Chiquitanía existen muchas personas que solo ven su beneficio personal para contar con tierras extensas por decir algo, sin razonar que ello significa ir en contra del medio ambiente y por tanto en malestar para toda la demás población, incluso contra ellos mismos porque si se atenta contra el propio hábitat en algún momento sufriremos las consecuencias, la falta de oxígeno limpio, agua potable, etc.

Como podemos ver al final, sino protegemos el bien común finalmente todo irá en contra nuestra. Si, por el contrario, más bien somos conscientes, trabajamos y luchamos porque las leyes, la justicia, la riqueza nacional, el trabajo sean beneficiosos para una gran mayoría, podremos conseguir paz social, una mejor convivencia en sociedad, mayor seguridad, etc. Pues si los derechos se respetan, incluso de los grupos antes excluidos o que las minorías sean tomadas en cuenta se puede construir una cultura de paz sólida.

Si a cada uno de nosotros le duele la pobreza, la injusticia que se comete con otros, aunque no le afecte; si enseñamos esto a los más pequeños, crecerán con esta visión: si todos estamos bien el mundo será mejor. Todo puede cambiar, cuando nos demos cuenta de que, ayudando, siendo solidarios, sirviendo a los demás podemos ser más felices y los males de la sociedad pueden disminuir.

Te invito a dejar tus comentarios sobre este tema en mi blog: http://decolorhumano.blogspot.com/

Nuestras Redes Sociales

26,461FansMe gusta
955SeguidoresSeguir
147SeguidoresSeguir